rene-magritte-esto-no-es-una-pipa

Me propongo en esta nueva entrada contrastar las impresiones sobre el uso del correo electrónico con la realidad: ¿qué pasa realmente en la empresa? ¿Son ciertas las intuiciones sobre la saturación del canal o se trata de una polémica falsa para llenar páginas de periódico y horas de formación?

La semana próxima  impartiré diversos seminarios sobre Estilo y redacción de mensajes de correo electrónico para el personal de una empresa. El Departamento de Formación de esta compañía ha apostado fuerte por la propuesta y ha decidido invertir en conseguir que sus empleados se comuniquen por correo electrónico con mayor eficacia: “Para nosotros, esta formación es prioritaria: el correo electrónico provoca conflictos y malentendidos que no sólo hacen perder tiempo sino que enturbian las relaciones”.

Los profesionales que asistirán al seminario, unas cuarenta personas,  respondieron a un cuestionario sobre el tema. Sus respuestas son reveladoras:

1. ¿Cuántos emails recibes al día? Escribe una cifra aproximada.

  •  De 10 a 20: 50%
  • De 20 a 30: 10%
  • De 40 a 50: 20%
  • Más de 50: 20%

2. ¿Cuánto tiempo dedicas al día a responder o a escribir nuevos mensajes?

  • Menos de media hora: 5%
  • De ½ a 2 horas: 60%
  • De 2 a 4 horas: 30%
  • Más de 4 horas: 5%

3. ¿Crees que un porcentaje elevado de los mensajes que recibes o envías son innecesarios?

  • Sí: 95%
  • No: 5%

4. ¿Sientes que, más que ayudarte, a menudo el correo electrónico te satura y resta tiempo para cumplir con tus tareas?

  • Sí: 90%
  • A veces: 10%
  • No:0 %

5.  ¿Alguna vez un mensaje que has recibido o enviado ha provocado un malentendido?

  •  Sí: 60%
  • No: 40%

6. ¿Crees que si en tu entorno profesional hubiera unas normas claras sobre uso y redacción de mensajes seríais más eficaces y ahorraríais tiempo?

  •  Sí: 90%
  • No lo tengo claro: 5%
  • No: 5%